Painstorming.

Cuando los problemas en su mercado y de sus clientes no se han identificado.

¿Qué problemas están teniendo sus clientes? ¿Y cómo afrontarlos? Es una pregunta difícil. Pero estamos encantados de ayudarles a responder esas preguntas. Todo ello gracias al painstorming: examinamos todas las molestias de sus clientes y junto con usted encontramos la respuesta que le permite afrontarlas. Y diferenciarse de sus competidores. La innovación empieza desde la base, es decir, el cliente. Vamos a examinar lo que realmente hace sufrir a su mercado y a sus clientes. Porque sin una visión clara, está abocado a librar una batalla perdida.

Una idea sin identificar sus problemas, al fin y al cabo no mueve a nadie.

Una idea no se genera por sí sola. Hay una base que la sustenta. Por lo tanto, es importante saber qué está sucediendo en su mercado antes de emprender el proceso de innovación. Y sobre todo a nivel de los clientes. ¿Cuáles son los problemas que tienen al usar su producto? ¿Cómo puede anticiparse? Son cosas sobre las que puede reflexionar usted mismo. Nosotros, preferimos sumergirnos completamente en el entorno del cliente. Si aquellos problemas se han formulado claramente, podemos trabajar en una solución. Resulta que el painstorming precede al brainstorming.

Retratar nítidamente los problemas de su mercado

El painstorming le ayuda a tener una idea clara de los problemas de sus clientes y las molestias que sufren. Para ello, manejamos el enfoque llamado outside-in (de fuera hacia dentro).

  1. En primer lugar, realizamos una investigación cualitativa. Nos centramos en el cliente. Lo hacemos, por ejemplo, siguiendo a la gente (shadowing), o encargando una tarea a grupos de trabajo (sondeos culturales). De esta manera, nos formamos una imagen de las molestias que sufren los usuarios.
  2. Después, llega el momento de clasificar estos problemas. Resulta que existen “picaduras de mosquito” y “mordidas de tiburón”. Las picaduras de mosquito son insignificantes y rápidas de resolver. Por ejemplo, mediante la optimización de un proceso. Pero son las mordidas de tiburón las que resultan realmente interesantes. Son las verdaderas molestias, que quizás sólo se pueden resolver con nuevos productos o servicios.
  3. A continuación, vamos de la perspicacia a la perspectiva. Tenemos una imagen clara de lo que le molesta al cliente. ¿Cómo podemos convertirla en una solución? Lo evaluamos a profundidad, así, estará seguro de que ofrezca un producto único a sus clientes. Uno que es pertinente e irresistible a la vez.

¿Curioso acerca de nuestro trabajo?

Hermoso. También somos curiosos sobre ti y tu historia. Esperamos conocerte.